Tensión en El Aaiún tras muerte de saharaui atropellada por vehículo policial

Rabat, 20 jul (EFE).- La capital del Sahara Occidental, El Aaiún, vive desde la noche de ayer viernes un clima de tensión y de gran despliegue policial tras la muerte, anoche, de una joven saharaui que fue atropellada por un vehículo de los servicios de seguridad marroquíes.La estudiante Sabah Anjori, de 24 años, murió atropellada por vehículos antidisturbios cuando atravesaba una avenida tras salir de un instituto privado de idiomas donde enseñaba inglés a niños.

El vehículo policial se dirigía a reprimir una manifestación espontánea en la ciudad por la victoria de Argelia en la final de la Copa de África de Naciones (CAN), que derivó en una marcha independentista saharaui.

Al parecer, la joven Sabah Anjori no guarda relación con estas manifestaciones y fue atropellada por accidente, según informaciones que Efe recabó de testigos y distintas fuentes concordantes.

La Fiscalía marroquí ha ordenado una investigación judicial para aclarar las circunstancias de la muerte de Anjori en “un accidente de tráfico” mientras cruzaba la calle a la altura de la escuela Murabitin, que se encuentra al lado del lugar donde trabaja la víctima, según un comunicado emitido por la agencia marroquí MAP.

Tras el atropello y muerte de la joven, los barrios occidentales de El Aaiún, donde vive una mayoría de población saharaui, fueron escenario durante seis horas de enfrentamientos entre jóvenes saharauis y los antidisturbios marroquíes.

Los actos de violencia se registraron sobre todo en la calle Smara y en los alrededores de la escuela Al Murabitin y varios de los participantes en estos sucesos resultaron heridos o fueron arrestados, según los testigos.

El grupo mediático independentista “Equipe Média” calificó la muerte de la estudiante de “asesinato” y afirmaron que se trató de un “atropello intencionado”, versión que más tarde han hecho circular los grupos independentistas en las redes sociales.

“Equipe Média” agregó que durante la carga policial contra los jóvenes manifestantes, los antidisturbios emplearon cañones de agua y balas de goma, que causaron heridas a dos personas, mientras que varias decenas fueron detenidos de forma “arbitraria”.

Lo sucedido en El Aaiún contrasta con las celebraciones que tuvieron lugar en las calles de numerosas ciudades marroquíes, donde jóvenes marroquíes y argelinos salieron a confraternizar y festejar juntos la victoria del equipo argelino, vivida en Marruecos como propia.

(Fuente: Diario Vasco-2019/07/21)