La ONU reunirá a Marruecos y el Polisario en marzo y busca primeros acuerdos

La ONU tiene intención de convocar en marzo una nueva ronda de conversaciones sobre el Sáhara Occidental y quiere que Marruecos y el Frente Polisario acuerden ciertas medidas para impulsar la confianza mutua, según dijeron hoy varias fuentes diplomáticas.

Tras lograr el pasado diciembre que las dos partes retomasen las conversaciones por primera vez en seis años, Naciones Unidas está trabajando en una segunda cita, en la que a priori volverán a participar también Argelia y Mauritania.

El enviado especial de la organización, el expresidente alemán Horst Köhler, va a mantener contactos bilaterales durante el mes de febrero con todas las partes para preparar una agenda de cara a la cita de marzo, que aún no tiene fecha ni sede definitiva.

Köhler trasladó hoy ese plan al Consejo de Seguridad de la ONU en una reunión a puerta cerrada, en la que los quince Estados miembros dieron pleno respaldo a sus planteamientos, según varios diplomáticos.

“El Consejo de Seguridad está unido y anima a las partes a avanzar”, dijo a los periodistas el embajador surafricano, Jerry Matthews Matjila, al término del encuentro.

“Todo el mundo está esperando a la segunda ronda de conversaciones, que esperamos para marzo”, señaló el representante de Alemania, Christoph Heusgen.

Según Heusgen, aunque es una buena noticia que las partes vuelvan a reunirse, eso no es suficiente y el Consejo quiere ver “progreso”.

El embajador alemán aseguró que Köhler recibió hoy “mucho apoyo” en su propuesta para estudiar algunas “medidas de fomento de la confianza”, entre las que mencionó actividades de desminado o el facilitar que familias separadas puedan encontrarse.

En la primera ronda de discusiones, celebrada el pasado diciembre en Ginebra, el mediador de la ONU ya propuso a las partes acceder a algún tipo de gesto para facilitar avances.

El Frente Polisario solicitó entonces a Rabat la liberación de presos políticos y que se permita la entrada al Sáhara Occidental de observadores de derechos humanos, algo que para países como Alemania serían un “paso importante” de poder cerrarse.

Según la organización saharaui, sin embargo, las autoridades marroquíes rechazaron esas ideas y todo el concepto de discutir medidas para fomentar la confianza, lo que el Polisario ve como una “señal” de su “falta de interés por avanzar”.

“Necesitamos trabajar en eso porque necesitamos que las dos partes recuperen la confianza en la posibilidad de una solución al final de este proceso”, defendió hoy el representante del Frente Polisario ante la ONU, Sidi Omar.

En un encuentro con periodistas, Omar defendió que la actual es una “oportunidad única” para lograr “progresos rápidos” que permitan cerrar el conflicto de la excolonia española.

El Frente Polisario sigue defendiendo que la única salida posible es la organización de un referéndum que dé la opción de la independencia al Sáhara Occidental, algo a lo que Marruecos se opone frontalmente.

Pese a esas posturas enfrentadas, la comunidad internacional ve con optimismo el actual proceso impulsado por Köhler y considera que hay un verdadero “impulso” para avanzar, según recalcó hoy el embajador de Francia ante la ONU, François Delattre.

“Ahora se trata de crear condiciones para la confianza, para el diálogo”, explicó Delattre, que como otros diplomáticos destacó la fe que todas las partes tienen en el expresidente alemán.

Heusgen, por su parte, explicó que Köhler está trabajando con mucha cautela para no “perder” a ninguna de las partes, pero aseguró que dentro del Consejo de Seguridad hay “unidad” y “confianza” en que pueden lograrse avances de una vez por todas.

“No va a haber una solución rápida, pero el presidente (Köhler) está muy comprometido y quiere tener una solución realista, rápida y duradera que ofrezca la libre determinación” a los saharauis, señaló el embajador alemán.

El enviado de la ONU, como acostumbra, evitó hoy hacer declaraciones a los periodistas durante su paso por la sede de la organización.

El Consejo de Seguridad debe volver a tratar la cuestión del Sáhara Occidental durante el mes de abril, cuando debe renovar el mandato de la misión desplegada en la zona (Minurso).

La ONU estableció en 1991 la Minurso con el fin de facilitar un referéndum sobre el futuro de la excolonia española, pero la consulta nunca se ha llevado a cabo.

(Fuente: el diario– 2019/01/29)