HRW denuncia que Marruecos usa una ley para restringir la libertad de prensa

Rabat, 16 may (EFE).- La organización Human Rights Watch (HRW) denunció hoy que las autoridades marroquíes “se sirven” de una ley que criminaliza la usurpación de funciones para atacar penalmente a aquellos que denuncian las violaciones de derechos humanos y restringir la libertad de prensa en el país magrebí.

Aquellos que se expresan de forma pacífica no deben tener miedo de ser encarcelados por el delito de “haber pretendido ser periodistas”, indicó el director adjunto de Medio Oriente y Norte de África de HRW, Eric Goldstein, en un comunicado.

La ONG se refiere al artículo 381 del Código Penal que castiga con penas de entre tres meses y dos años de cárcel a cualquiera que reclame una profesión, un título o una calidad que no es la suya.

HRW denunció que tres personas fueron castigadas según esta normativa por haber hecho trabajos periodísticos sin disponer de la preceptiva acreditación, obligatoria en Marruecos.

Una de ellas es la joven Nezha Khalidi, que trabaja con el diario electrónico “Equipe Media” en el Sáhara Occidental y que será juzgada el 20 de mayo tras ser acusada de no cumplir las condiciones necesarias para ser periodista.

Khalidi fue arrestada el pasado 4 de diciembre cuando difundía en directo a través de Facebook un vídeo de una manifestación en El Aaiún que reclamaba la independencia en el Sáhara.

Otros dos casos fueron juzgados el pasado abril por el Tribunal de Apelación de Casablanca, que confirmó las penas de 5 años y 3 años de cárcel, respectivamente, para los jóvenes rifeños Mohamed Asrihi, director del sitio web “Rif24”, y Fouad Essaidi, que administra la página de información “Awar TV” en Facebook, por “usurpación del título de periodista”, entre otros cargos.

La ONG señaló que Asrihi y Essaidi fueron detenidos por difundir vídeos que cubren las manifestaciones organizadas en la región del Rif y que ambos no disponían de la acreditación que otorgan las autoridades marroquíes para ejercer esa profesión en el país.

“El artículo 381, cuando es invocado para restringir el periodismo, es incompatible con la obligación de Marruecos de respetar el derecho -garantizado por el derecho internacional- de buscar, recibir y comunicar informaciones e ideas”, subrayó HRW.

Ejercer de periodista en Marruecos requiere obtener una acreditación en forma de tarjeta de prensa otorgada desde este año por el Consejo Nacional de Prensa para los periodistas nacionales, mientras que los que trabajan para medios extranjeros reciben su acreditación anualmente del ministerio de Comunicación.

(Fuente: Diario Vasco-2019/05/16)