Aumenta la represión marroquí contra activistas saharauis

La violencia y represión persisten en el Sáhara ocupado. A través de diferentes redes sociales se difunde cómo agentes de la policía marroquíes detienen y allanan casas de activistas saharauis. La Delegación Saharaui ha solicitado la intervención urgente del Gobierno español para exigir a Rabat el “cese inmediato de la violencia y garantizar la protección de la población”.

Este viernes en el Aaiún Ocupado, fueron secuestrados los activistas Ghali Bouhala y Mohamed Nafaa Boutasoufra, que siguen en paradero desconocido según denuncian sus familiares.

El sábado, la activista saharaui Sultana Khaya resultó gravemente herida en su cabeza. Fue apedreada por el comisario la jefatura de policía del Bujador ocupado, Abd Hakim Aamir. Además, agredió a su hermana Alwaara lanzándole piedras, resultando herida en la boca con varios dientes rotos. Sultana y su hermana fueron agredidas por policías marroquíes y sus oficiales cuando salieron frente a su casa para recibir a unas invitadas.

Este tipo de prácticas inhumanas contra la población saharaui demuestra las intenciones ocultas de la policía. “La intención deliberada de matar a Sultana o de sacarle el ojo sano en represalia por su insistencia en resistir pacíficamente contra la ocupación, y también por la misoginia de los paramilitares que rodean la casa”, denuncia Alwaara Khaya.

Alwaara en una llamada telefónica con Equipe Media, agregó igualmente que las fuerzas de ocupación atacaron a otras dos mujeres saharauis, Fatimeto Babi y Maymouna Hamia, “con el fin de sembrar el terror entre la comunidad saharaui de la ciudad”. Esta familia sufre desde hace más de tres mes el acoso policial.

Llamamiento urgente a proteger a la población saharaui

Ante la ola de brutal represión ejercida contra la población civil saharaui por las autoridades del régimen marroquí en las zonas ocupadas del Sahara Occidental, la Delegación Saharaui para el Estado español ha solicitado la intervención urgente del Gobierno de Pedro Sánchez para exigir a Rabat el “cese inmediato de esta violencia y garantizar la protección de la población saharaui y el respeto del Derecho Internacional Humanitario”.

Por su parte, el Frente Polisario subraya que el actual retorno de las acciones bélicas en el Sahara Occidental está provocando “un dramático aumento de la represión y las violaciones de los derechos fundamentales de los civiles saharauis en el Sahara Occidental”, última colonia de África que figura en la lista de los 17 Territorios No Autónomos de la ONU pendientes de descolonización y cuya potencia administradora sigue siendo el Estado español.

“La existencia de un Estado Saharaui Libre e Independiente, la RASD, supondría una garantía de estabilidad y cooperación económica, actuando como dique de contención frente a los fenómenos que azotan en la actualidad a España y el resto de Europa, por la falta de una política real y eficaz de buena vecindad y reciprocidad mutua”, añade el Polisario.

(Fuente:arainfo-2021/02/14)